Qué es la pulpitis dental

En este blog definiremos la pulpitis dental y hablaremos un poco sobre sus causas y posibles tratamientos. ¡Vamos allá!
La pulpitis es un proceso inflamatorio en el que el afectado es la pulpa dentaria. La pulpa dentaria es el tejido conectivo blando que está en el interior de los dientes y que está formado por vasos sanguíneos y nervios.

La pulpa dental se encuentra protegida por tejidos duros como el esmalte y la dentina. Estos evitan que agentes patógenos puedan afectar a la zona interior de los dientes. Sin embargo, estas barreras protectoras pueden verse afectadas por diferentes factores, dejando a la pulpa dental expuesta. El esmalte, la dentina y los demás tejidos duros protegen la pulpa dental evitando que agentes patógenos afecten el interior de los dientes. Estas barreras pueden verse afectadas por diferentes factores, exponiendo la pulpa al ambiente.

Cuando esto sucede, puede llegar a producirse la pulpitis dental, inflamando la misma y pudiendo causar problemas como sensibilidad o hasta la pérdida de la pieza dental.

Causas de la pulpitis dental


Una de las causas más comunes de la pulpitis dental son las caries, aunque no es este el único factor que puede desencadenar la enfermedad.

Aunque es cierto que las enfermedades periodontales que causan problemas en la estructura dentaria, dejando de esta manera la pulpa dental expuesta, también puede la pulpitis puede aparecer por otras causas.
La erosión dental, abrasión dental, fractura o fisura de algun diente (por ejemplo por traumatismo), la acción de algunos materiales como resinas y cementos o la edad y consumo de algunas sustancias, pueden llegar a asociarse con esta afección.

Tipos de pulpitis dental

Los distintos tipos de pulpitis dental se pueden ver dependiendo de qué tan afectada esté la pulpa dental.

  • Pulpitis dental reversible. La pulpa se inflama en contacto con alimentos ya sean azucarados, ácidos o a altas o bajas temperaturas. El dolor que esto causa puede ser agudo o crónico y no suelen presentarse más síntomas aparte de esta molestia.
  • Pulpitis dental irreversible. Es parecido a lo anteriormente nombrado pero la diferencia radica en que la regeneración de la pulpa ya no es posible y es causada por algún traumatismo severo o impactos continuados en la pieza dental y también puede ser aguda o cronica.
  • Necrosis pulpar. Puede ser total o parcial. Se produce cuando la inflamación de la pulpa no ha sido tratada a tiempo o cuando el riego sanguíneo se ve detenido a consecuencia de algún traumatismo y puede poner en riesgo el diente.

Cómo tratar la pulpitis dental

El tratamiento de la pulpitis dental suele depender de lo avanzada que se encuentre la enfermedad, así como del estado de salud bucodental del paciente.

Por lo general, el odontólogo evaluará cuál es la causa que está produciendo la pulpitis y qué tipo de pulpitis dental se presenta en cada caso concreto.

En el caso de la pulpitis dental reversible, lo normal es tratar la causa que ha originado la inflamación. Por su parte, cuando se trata de una pulpitis dental irreversible, es posible que el dentista aconseje una endodoncia o una pulpectomía total (la endodoncia también es efectiva para frenar la necrosis pulpar).

¿Nuestro consejo? Prevenir la pulpitis dental con una correcta higiene bucodental y acudir a la consulta del dentista por lo menos una vez cada 6 meses para una revisión completa que pueda contribuir a un diagnóstico precoz